¿Guerra Sucia o Paz Limpia en el país “más feliz del mundo”?

0
19

Una Colombia entre el bien y el mal

Para hablar de guerra y paz en Colombia, llueven análisis desde las vertientes Ideológicas del pueblo y de quienes lo someten. Desde el seno de la Familia hay dolor de generaciones por los daños de cada una de las partes; no hay vencedores. Todos hemos perdido.

Desde las entrañas de los partidos políticos, desde la academia, desde los medios de comunicación, desde los gremios, desde las esferas económicas, culturales, industriales y religiosas, se escuchan las voces clamando un cambio justo. Más que unos propósitos del gobierno y guerrilleros en la mesa, Colombia le apuesta a una verdadera paz social sin protagonista que quieran catapultarse.

Naturalmente es necesario felicitar a todos los mandatarios colombianos a través de la historia, que han querido mostrar gestos de paz y reconciliación por su valentía, esfuerzo de pudor, riesgo y gracia; a todos

los que aspiran gobernar o seguir gobernando al país más feliz del mundo.
¡Claro! Colombia, según estudio de la Red Mundial de Empresas Independientes y de Investigación de Mercados (WIN_Gallup International) a 65 países, se declaró ya durante 2 años consecutivos ¡El País más Feliz del Mundo¡ ¡ La felicidad Jajajaja ! Asi nos den “como a ratas” en todo lo social.

¿Será que estamos felices con la seguidilla de malos gobiernos, maltratos en las políticas sociales y violaciones a la dignidad humana? ¡Ja, Ja¡ ¡Estamos muertos de la risa!

¡Bueno! Creo que el 86 por ciento de los encuestados son los “sinproblemas”, los que van de fiesta en fiesta de tantas que celebramos, los que no se acuestan con hambre, los dueños de: Las industrias de la salud, la minería, el combustible, la educación privada, las comunicaciones, algunas teletones, los garajes de estética, los consultorios esotéricos y el reciclaje. ¡Ah! y los contratistas públicos y congresistas, diputados y concejales –calientabancas-.

Diría el poeta: “somos la más bella mezcla del bien y del mal, una hecatombe de dichas y desdichas, un país de bellos paisajes con las más nutrida fauna con expertos en traficarla ilegalmente, igual que a los narcóticos; tierra de campeones en el deporte y en artimañas para delinquir; cuna de cantantes estrellas, reinas, científicos, actrices; de -periodistas medio medio-,y – periodistas periodistas-, de excelsos en honestidad y exentos de la honra; del enriquecimiento ilícito y empobrecimiento licito; de novelones ficticios y realitys en la tele”.

Colombia, un país duro de roer, no fácil de gobernar, con la tendencia de ser “Ni chicha ni limonada”; donde para no ir ni para la derecha ni para la izquierda, se opta mejor por los partidos políticos y políticos de la mitad” o independientes.

País de furor y terror, de García Márquez y de “Garavito”; de los mejores Policías del Mundo Serrano y Naranjo; y de una policía e instituciones con los escándalos más mediáticos; y de los más temidos “El Mexicano y Escobar”; de los mejores bailarines de salsa y “bailarines de la justicia”; del Grupo Niche y del “Grupo Los Rastrojos”, entre otros tantos.

Es mi tierra, la de Botero y su hijo; la de la Selección Colombia de Maturana y su triunfo 5-0 contra Argentina, y la de Javier Álvarez con su derrota 0-9 contra Brasil; la de los Procesos de Paz, Pastrana-“TiroFijo”, Belisario-Pizarro, y Santos-“Timochenko”; la del conocidísimo “Pepito Pérez” que hace de todo, hasta es un campesino que lucha sin apoyo por sembrar y comercializar su grano de café, y la de “Juan Valdés”, el insigne personaje que va por el mundo dando degustaciones del Café Gourmet. Dos clases sociales para el mismo grano.

¡Esa es mi Colombia¡ la que con Falcao, con James, Baca, Teo, Ospina, Pekerman o sin ellos, anhelamos el Mundial de Rusia y sin arriesgar más bolas como Higuita con sus salidas en falso o su arepudo escorpión. La de –Betty la Fea-, la de Pacheco, J Mario, Jorge Barón y el gordo Benjumea.

Mi nación, la que se dio el lujo de tener en 4 años, 7 Gobernadores para el Valle del Cauca y perpetuidades en los cargos públicos. La que tiene como un Yoyo a los Alcaldes se su capital, acertando la enguandocada de uno; la que tranquilamente arroja cifras de corrupción durante los últimos 20 años de más de 200 Billones de Pesos, equivalentes a un promedio del 4% de su PIB en esta 2 décadas.

Nuestra Colombia, la que a la hora de votar, es discutido el análisis concienzudo de lo que realmente quiere, en medio de la mala prensa que ataca sin compasión y sin Ley, de los compromisos que atan a una decisión. La que ha vivido momentos cruciales de meterse en la colada, pues con el voto ha definido el presente y futuro nuestro, y de nuestros hijos.

Somos parte de los descontentos, traiciones, dolor, inseguridad, abusos, desengaños, corrupción, tragedias, escándalos, desempleo, demagogia, delincuencia, guerrilla y paramilitarismo; pero a pesar de todo, nos gusta vivir aquí o tenemos que estar aquí. Por eso la elección de los gobernantes ha sido nuestra decisión democrática y tenemos que asumirla y quien no ha votado, también.

“Colombia es un País de muchas riquezas y sobre todo muy Rico en Pobreza”. Un país desgastado por más de 50 años con -una guerra de guerras de intereses-, que negocia la paz en medio de la guerra.

La Paz, es impoluta, en ella no cabe la deshonra ni el oportunismo; se ha convertido en una necesidad apremiante para avanzar en el objetivo de contrarrestar el mal pasado con sus víctimas, en generar el espacio propicio para cultivar la democracia sin violencia y con el voto. El mejor argumento, sin máscaras y serios compromisos, ganará. Recordemos que un mal ejemplo no da garantías para compartir o seguir un ideal. La incoherencia se ajusta muy bien en una razón mal sustentada y no practicada.

Es decisivo, que la Paz no se va a firmar con una Guerra sucia, con mentiras a Colombia y engaño a la Justicia. La verdadera Paz limpia es llevar en el corazón el deseo de servir incondicionalmente y hacer justicia, de trabajar unidos por una nueva Colombia.

El pueblo colombiano tiene que exigir transparencia e imparcialidad en todos los frentes para el desarrollo claro del proceso y especialmente la función específica de los Medios de Comunicación. ¡Esperemos a ver, quién tira la primera piedra!

Por: Luis Antonio Gómez López

Los escritos, opiniones, denuncias y comentarios aquí publicados, son de exclusiva propiedad y responsabilidad de sus autores, y no representan el pensamiento de apuntesynotas o su Director.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.