La Guerra y la Paz en el país de los santos

Spread the love

La guerra y la Paz en el país de los santos. Una paz muy distante en un país donde la culpa es de la vaca.

Mucha tinta se ha regado y supongo que miles de pixeles de pantalla se han agotado al tratar el tema de la Paz y los acuerdos en Colombia.

La tendencia conflictiva del siglo XXI no es solo en nuestro país, a nivel mundial hay inconformidad general de los pueblos por causas políticas, religiosas y económicas resultantes del aberrante consumismo que nos hace sentir necesidades que antes no existían.

Nuestro país no se queda atrás,  y es así como en nuestro “remedo” de democracia copia de la gringa , alimentados mental y espiritualmente por series televisivas nacionales y extranjeras que solo hacen apología al crimen, nos hemos vuelto cada día más irrespetuosos, agresivos y violentos.

El control político de los 2 o 3 más fuertes partidos o corrientes sobre los dos más grandes medios de comunicación en Colombia, polarizan la población a favor de uno u otro con un razonamiento netamente mediático y ajeno a la realidad.

La culpa es de Uribe, la culpa es de Santos…no es de las Farc, de los comunistas…no, no es de los godos, que la culpa es de los ricos o que la culpa es de los pobres y en resumidas cuentas, la culpa es de la vaca, haciendo aquí alusión a ese edificante leyenda del maestro, el estudiante y la vaca.

¿Paz?, cual paz, se preguntan los hoy cada día más escépticos. La guerrilla ha firmado un acuerdo que promete cumplir, ha pedido perdón por sus atroces y conocidos actos, se compromete a reparar a las víctimas, a confesar la verdad y promulgan que la guerrilla no ha sido la, causa, si no el resultado de una sociedad excluyente, corrupta y abusiva en contra de los menos favorecidos y en parte tienen razón.

Sin embargo el hecho de que sus líderes no purguen pena por sus delitos y en declaraciones públicas se perciba en ellos una actitud triunfalista, como quien dice, arrodillamos al país, ha hecho que el ELN busque la paz aumentando sus acciones bélicas terroristas en todo el territorio nacional.

De otro lado las víctimas de la guerrilla y partidos de derecha, se niegan a aceptar estos acuerdos, no quieren perdonar y demuestran sus odios viscerales como en la tragedia de Mocoa, cuando un senador dijo públicamente que la avalancha había sido un atentado de las Farc (luego se retractó).

En redes sociales argumentaban que el gobierno había enmermelado a los medios para que mostraran lo de Mocoa e ignoraran la marcha organizada por el Centro Democrático.

¿La culpa entonces es de la vaca?

NO…la culpa es suya, es mía, es de cada uno de nosotros y de lo que hay en nuestros corazones. El velo de nuestro egoísmo, no nos deja ver el sufrimiento de los demás, el consumismo y la competitividad desmedida nos lleva a pasar por encima del otro.

Solo cuando volvamos al camino del respeto, la tolerancia, el amor y la justicia con equidad.

Solo cuando recuperemos nuestro desinteresado amor por los demás y dejemos aparte la sensibilidad mediática, la que nos impone cuando reír o cuando llorar, tendremos una verdadera PAZ en Colombia.

Para apuntesynotas.com
Por: Emiliano Carrillo P.

Ha sido visto. 517 veces!

Los escritos, opiniones, denuncias y comentarios aquí publicados, son de exclusiva propiedad y responsabilidad de sus autores, y no representan el pensamiento de apuntesynotas o su Director.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.