¡¿Pero qué es la vaina con Obama?!

0
42

“Gústele a quien le guste”, con suegra y todo, el negro, inteligentemente se les metió en la cocina a los cubanos.

Tengo claro que admirar la postura de un líder, no significa participar en la intrínseca filosofía de sus cosas. Entonces tendría que definirme uribista o chavista. Tal vez entre un nudo socialista y capitalista. Soy de pensamiento institucional independiente y de renovación. Una vanguardia humanista.

Pero cuando observo y determino que la autoridad propia de un cargo se asume con el compromiso de servir al colectivo, operando la inteligencia y rompiendo las barreras sin forma ni causa que deja el tiempo ya caduco, considero que estamos llamados a ayudar a empujar el bote con el remo del acuerdo responsable y de la tendencia progresista. Por el bien de todos.

Que importantes es revisar la historia de las personas que se van a criticar; claro no quiere decir que nos abstengamos de hacerlo; pues estamos en un mundo donde las opiniones de todos cuentan; pero sí es vital que haya reconocimiento y consideración de lo que ha construido cada ser humano; inclusive la esencia de sus raíces y el legado recogido para formar su personalidad.

Existen en el planeta muchas personas que se han forjado desde los sufrimientos y su participación en escenarios durísimos para sobrevivir y en donde no ha habido ni la más mínima manifestación de derechos humanos. Personas que con sus propios esfuerzos han ganado la batalla de su vida y han enseñado a sobrevivir a otros. Aferrados a sanas costumbres y creencias, han sobrellevado con gallardía su permanencia en la tierra.

Igual y contrariamente en el paralelo de las acciones, se han alimentado otros líderes o lideresas, si bien cabe llamárseles así, que con base en el trabajo de otros y en medio de artimañas y desdenes a su favor, por supuesto; han encabezado en su oportunismo, objetivos particulares desde el desangre de lo grupal.

Nos falta escudriñar que significa la palabra “liderazgo”, esta puede haberse imperfeccionado desde los intereses unitarios o colectivos; pero la etimología dice que es la cabeza institucional que dirige. Cabe anotar sobre el contenido de los propósitos que dirige esa organización o persona.

Nos podemos encontrar con líderes que han desencadenado en hecatombes o triunfos para la humanidad en todas las vertientes; pero a la hora de emitir conceptos, estos se deben hacer con mucha responsabilidad, conocimiento de causa sin fanatismos ni emociones motivadas por el complot mediático cómplice de las circunstancias e intereses de un grupo parcializado bien estratégico y calibrado para buscar el golpe de opinión a su favor.

Es importante que cada persona consumidora de esa información que bombardea a su antojo, a propósito del auge de la internet y sus interesantes efectos, sea independiente en sus criterios y opiniones, que se tome el tiempo de investigar a fondo sobre los temas, personas y organizaciones con sus respectivas historias, lo que seguramente le dará un alto grado de verdad, lógica y sensatez en sus pensamientos y difusión de los mismos.

Hoy por hoy, en lo que compete a nuestro país colombiano, nos chocamos con una diversidad de conceptos y opiniones de todos los sabores y colores cuando de hablar de política se trata. ¡Claro! Ya nos vendieron con los resultados y las actitudes de muchos sectores dañinos de la política a través de los años, que todos, absolutamente todos, son ladrones, corruptos, etc.

Pero no se puede universalizar, ya que si usamos el sentido investigativo con argumentos y pruebas, encontraremos mucha gente honesta y desinteresada en sus funciones públicas y personales. Asimismo sucede en varios campos activos del ser humano. Aunque hago la salvedad que: “No todo lo que brilla es oro”.

Ahora la noticia en la presente semana ha sido la visita del Presidente de los Estados Unidos a Cuba. ¡Y véngase la lluvia de críticas y elogios! Nos volvemos gringos o cubanos, según para donde mejor sople el viento. Pero algo sí hay visible. Que Obama es osado, valiente, propositivo, conciliador, estratega, tranquilo y sin visajes. Va a lo que va. Esto no quiere decir que me haya amañado en las políticas de Estado de este mandatario; pues tengo mis convicciones; pero si reconozco su gran capacidad de liderazgo y entrega a objetivos sociales y de soluciones rompiendo paradigmas, prejuicios, odios y puntos de vista divergentes.

Sus actitudes, estilo y forma de comportarse en su cargo, de seguro traen los ingredientes de ser un hijo de un matrimonio interracial de una pareja de naciones marcadamente diferentes, de antropóloga con economista; además de lo que representó su crianza y búsqueda de identidad. Logrando profesionalizarse con esfuerzos para pagar sus estudios. Pero la realidad es que hoy es el presidente número 44 de los Estados Unidos y primer afroamericano, sensibilizando a partir de un discurso de cerrar las heridas raciales, oponerse a la guerra en Irak y proclamar la esperanza del cambio.

Y esta semana contra todo pronóstico por décadas, escribió otro capítulo en la historia, que ni cubanos, ni americanos, ni cubanoamericanos lo podían creer; logró pisar el suelo que miles de nativos no pudieron volver a hacerlo, y estrechar la mano del rudo Raúl Castro; pero él sí. Ese es Obama. “Gústele a quien le guste”. “El negro, inteligentemente se les metió en la cocina, con suegra y todo”.

El 9 de octubre de ese año le fue concedido el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos diplomáticos en pro del desarme nuclear, la consecución de un proceso de paz en Oriente Medio y el fomento de la lucha contra el cambio climático.

Por: Luis Antonio Gómez López

para www.apuntesynotas.com

Los escritos, opiniones, denuncias y comentarios aquí publicados, son de exclusiva propiedad y responsabilidad de sus autores, y no representan el pensamiento de apuntesynotas o su Director.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.