UNA CATÁSTROFE ANUNCIADA Y PREVISIBLE

0
13

Una catástrofe anunciada y previsible. El tema de hoy no es, ni puede ser otro que la espantosa tragedia de Mocoa. El viernes en la noche, por causa de las lluvias y el desbordamiento de tres ríos, gran parte de la capital del Putumayo fue arrasada. Muchas viviendas quedaron sepultadas bajo el lodo y las piedras. La avalancha arrastró y sepultó a muchos colombianos que no pudieron reaccionar a tiempo ante la fuerza enorme de la naturaleza, que los sorprendió mientras dormían.

ora, según los datos oficiales, 17 barrios de Mocoa han desaparecido; al menos 258 personas murieron; otras tantas están desaparecidas y hay un número similar de heridos, que han sido llevados a centros asistenciales de Neiva y otras ciudades.  Muchas familias perdieron sus casas y cuanto tenían. Han quedado completamente en la miseria. El caos es total.  Las necesidades de la población muy grandes. No hay energía eléctrica. Necesitan agua, alimentos, medicinas, y muchos no tienen dónde refugiarse.

Por una parte, esto exige la actividad del Gobierno y de los organismos encargados del manejo de catástrofes, y por otra parte, se necesita la solidaridad de todos los colombianos. Hoy el primer punto en nuestras preocupaciones  consiste en establecer cómo y de qué manera efectiva hemos de contribuir para aliviar en algo la situación de nuestros compatriotas.

También debe ser este un motivo para reflexionar sobre las responsabilidades. Según el artículo 6 de la Constituición, también responden los servidores públicos por omisión. Esta catástrofe estaba anunciada por Corpoamazonas; por dirigentes; por estudios de universidades como la Nacional.

No podemos achacar todo a la naturaleza, ni quejarnos únicamente de la impotencia de los seres humanos ante las fuerzas desbordadas de ella. Había mucho por hacer, y no se hizo. La deforestación;  la construcción de viviendas en sitios de alto riesgo; lla siembra de cultivos ilícitos; la ganadería extensiva, han sido señaladas también como causas que se confabularon. El Estado ha hecho oídos sordos de las advertencias. Ahí están los resultados de la desidia oficial.

El Presidente anuncia la reconstrucción de Mocoa. Ojalá no se vaya a repetir lo de Gramalote.

Por. José Gregorio Hernandez Galindo

 

Los escritos, opiniones, denuncias y comentarios aquí publicados, son de exclusiva propiedad y responsabilidad de sus autores, y no representan el pensamiento de apuntesynotas o su Director.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.